Péndulos y Barras Minerales

Es interesante trabajar con otra persona para sacar el máximo provecho de péndulos y las barras, ambos son herramientas muy eficaces a la hora de limpiar los desequilibrios del aura.

Péndulos

Utilización de los Péndulos

Podemos utilizar un péndulo de cristal ya preparado, o bien confeccionar uno con una espiral de metal unida a una cadena o cordel. El cuarzo transparente, la amatista, el cuarzo ahumado o el citrino son piedras adecuadas para este uso.

  • La persona que reciba el tratamiento debe tumbarse con las piernas y los brazos relajados.
  • Sostenga el péndulo justo por encima de la zona entre y por debajo de los pies.
  • Transmita una oscilación neutra al péndulo ( hacia delante y hacia atrás, longitudinalmente a la línea del antebrazo). Desde este punto de partida, mueva el péndulo lenta y suavemente a lo largo de la línea central del cuerpo hasta alcanzar el vértice de la cabeza.
  • En el momento en que el péndulo pase por una zona de desequilibrio que puede eliminar, se moverá de forma distinta.
  • Repita el proceso, recorriendo cada lado del cuerpo desde por debajo de los pies hasta el vértice de la cabeza.
  • Repita de nuevo el proceso, alejándolo un poco de cada uno de los lados del cuerpo, de manera que en total haya pasado a lo largo de 5 líneas.
Péndulo Estándar de Cuarzo Blanco
Péndulo Estándar
Barras

Utilización de las Barras

Las barras de minerales están talladas con un extremo redondeado y el otro extremo en punta; el lado redondeado se puede colocar directamente sobre la piel. Una barra de cristal funciona de forma similar a un péndulo, pero en este caso el terapeuta está más implicado en la cualidad del movimiento. La técnica que se describe a continuación constituye una buena manera de desarrollar las habilidades intuitivas, pero es importante no llegar a conclusiones sobre la causa o la naturaleza de los desequilibrios que se detecten. Incluso si no sentimos ningún equilibrio, la técnica tendrá un beneficioso efecto de limpieza y calmante.

  • Pida a la persona que ha de recibir el tratamiento que se tumbe  y se relaje con las piernas y los brazos estirados.
  • Sostenga la barra verticalmente entre el pulgar y la punta de los dedos, con el extremo en punta hacia arriba.
  • Empiece justo por debajo de los pies del paciente y mueva la mano y el brazo con pequeños movimientos en círculo, en el sentido contrario de las agujas del reloj, mientras visualiza cómo cualquier posible desequilibrio energético es expulsado hacia fuera y neutralizando a través del mineral.
  • Mueva de forma gradual la barra dedicando tanto tiempo como crea necesario a cada zona del cuerpo. En algunas zonas, es probable que tenga que cambiar la velocidad, la dirección y el patrón del movimiento. Permita que el brazo se mueva con libertad y siga adelante cuando lo considere oportuno.
  • Cuando llegue al vértice de la cabeza, dé la vuelta a la barra de manera que apunte hacia el cuerpo del paciente. Repita el proceso moviéndose a lo largo del cuerpo y con movimientos de la mano y la barra en el sentido de las agujas del reloj.